Una de las decepciones mas grandes cuando al fin pudiste lograr que tus dedos te hagan caso al momento de colocar los acordes en la guitarra, es sin duda el darte cuenta que cambias de un acorde a otro con la velocidad de una tortuga.